Dispara a la luna

Dispara a la lunaNovela ganadora del Premio Azorín 2016.

Lola MacHor recibe un insólito SMS de Juan Iturri, inspector de la Interpol en Lyon. Son sólo dos referencias enigmáticas, pero su instinto le asegura que su amigo está en peligro. A la vez, en presidencia del Gobierno, se recibe una carta con el sello de la Organización, en la que se reivindica el secuestro de Iturri. Junto a sus exigencias, anuncian su muerte en una semana en caso de que no se cumplan sus demandas. Villegas, el mayor experto antiterrorista español en suelo francés, es el encargado del caso, y Lola, gracias a su testarudez, consigue entrar en su equipo. Disponen de cuatro días para liberar a Iturri, pero nada es lo que parece.

La más auténtica Lola MacHor no defraudará a sus fieles lectores, quienes, además de disfrutar con su humor y su fino olfato, podrán comprender los complejos lazos que la unen a Juan Iturri, así como los estragos que pueden causar el odio y la venganza.

Presentación del libro y charla con la autora en Córdoba y Sevilla

Reyes Calderon  ©Chema PastranaReyes Calderón presentará su última novela La puerta del cielo. el 17 de marzo en Córdoba y el 18 en Sevilla, en sendos actos organizados por el Aula Literaria y el Servicio de Biblioteca de la Universidad, con la colaboración de la Fundación José Manuel Lara.
En Córdoba, la presentación se desarrollará en la Librería Luque a las 20.00 horas (C/ Jesús y María, 6).
Y en Sevilla, la presentación se realizará en la Casa del Libro a las 19.30 horas. (C/ Velázquez 8).
La entrada es libre y gratuita.

La puerta del cielo

portada_la-puerta-del-cielo_reyes-calderon_800Una gran novela, sorprendente y novedosa, que nos plantea el eterno dilema: ¿existen el cielo y el infierno?

Antes de desaparecer junto a su ayudante americana, el astrofísico Lalo Múgica informa a una de sus vecinas de que ha encontrado las claves para abrir la puerta del cielo. Gerardo Vilela, un sencillo profesor de instituto, gana una beca que le lleva de Lugo a Madrid. Cuando las enigmáticas vecinas del número 12 le realquilan la antigua casa de Múgica, él se siente feliz. Pero el ático guarda algo para él: un acta firmada por Pilatos que narra otra desaparición ocurrida en Judea el año de la muerte de Jesucristo. Con veinte siglos de diferencia, ambas desapariciones parecen estar extrañamente relacionadas.

Con la ayuda de un exorcista vasco y de su secretaria, Gerardo decide seguir el rastro. Demonios, meigas, médiums… Reyes Calderón plantea un apasionante juego de verdades y mentiras que nos pondrá ante situaciones que han preocupado siempre a la humanidad: ¿Existen el cielo y el infierno? ¿Y el demonio? ¿Qué habrá en el otro lado?

Material

Ficha técnica

  • Fecha de publicación: 17/02/2015
  • 448 páginas
  • Idioma: Español
  • ISBN: 978-84-08-13720-7
  • Código: 10119518
  • Formato: 15 x 23 cm.
  • Presentación: Tapa dura con sobrecubierta
  • Editorial: Planeta
  • Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
  • Segunda edición.

El jurado número 10, Premio Abogados de Novela

El jurado número 10La novela El jurado número 10, de la escritora Reyes Calderón, ha sido la ganadora dela IV Edición del Premio Abogados de Novela que convocan conjuntamente el Consejo General dela Abogacía Española, la Mutualidad de la Abogacía y Ediciones Martínez Roca del Grupo Planeta.


La autora ha manifestado su gran alegría al recibir la comunicación del fallo: “Estoy encantada de recibir un premio tan prestigioso. He crecido rodeada de juristas y es un mundo  apasionante sobre el que siempre he querido escribir. He disfrutado mucho además dibujando el mundo de los abogados desde un pequeño despacho de provincias”.


El jurado, compuesto por los escritores Lorenzo Silva (presidente del Jurado), Silvia Grijalba, Maxim Huerta y Nativel Preciado, así como José Calabrús Lara (vocal de la Junta de Gobierno, presidente de la Comisión de Prestaciones y vicepresidente de la Fundación de la Mutualidad de la Abogacía), Jesús López-Arenas Gonzalez, (vicesecretario general del Consejo General de la Abogacía y editor de la revista Abogados) y Carmen Fernández de Blas (directora editorial de Ediciones Martínez Roca Grupo Planeta), ha resaltado “su estupenda factura literaria, su facilidad de lectura, la capacidad de sorpresa para con el lector, en una trama extraordinariamente bien armada y que con sentido del humor aporta una visión con las luces y las sombras de la abogacía desde un pequeño despacho”.

Al premio se han presentado 105 novelas, de las cuales 97 proceden de España y 8 de Latinoamérica.

Del «ormigón» y otras modernidades

Estoy corrigiendo exámenes. Leo hormigón sin hache y aprovechar con b. Lo último no es tan grave: en España tenemos aprovechados de todo tipo. Quizás, tras la burbuja, la palabra hormigón haya caído en desuso y sea comprensible. Pero me preocupa el mar de fondo. Una chica dice que PNV significa «Producto Nacional Vruto», otro que polígono es un hombre con muchas esposas. Que Beethoven escribió «Para Luisa» en la época de Franco o que el Teide está en Mallorca, donde veranea el Rey. Demasiados piensan que los habitantes de Ceuta son centauros, que Sancho Panza es el ayudante del Cid y que Homero es un jugador del Málaga Club de Fútbol. Pero, que las fases de la luna sean llena, nueva y menos cuarto me inquieta menos que piensen que eres lo que bebes, que vales según el móvil que calzas o que si no copias no eres de fiar. Me alarma que las provincias gallegas sean Cataluña, Lugo, Orense y Pontevedra, que en el Barroco todas las cosas sean de barro o que no sepan que Soria existe (¡que sí: yo la he visto!), pero más me inquieta que un porcentaje (pequeño, pero no insignificante) carezca de ambición personal, de grandes ideales o de principios; que se rían (lloren o droguen) por la sólida razón de que la murga se ríe, llora o droga. No sé, don José Ignacio, querido ministro, si tiene que haber más años de Bachiller y menos de Secundaria, más o menos Educación para la ciudadanía. Tampoco si acertaremos con las métricas, como planteó en su toma de posesión. Desconozco (aunque alguna obviedad hay) cómo fomentar talento educado, de excelencia. Pero yo, que soy de la EGB, el BUP y el COU, la ANECA y la CENAI, sé que si no hacen algo rápido terminaré INRI, colgarán mi necrológica en Facebook y me enteraré de ello por WhatsApp.

Publicado en La Razón el 14 de enero de 2012

Bienvenidos

Bienvenidos a reyescalderon.es. Esta web de la escritora Reyes Calderón nace para ofrecer información sobre sus libros. También va a ofrecer información sobre su agenda pública (las presentaciones de sus novelas, sus conferencias e internvenciones). Y además queremos contar con vuestras sugerencias y aportaciones.

Esos locos bajitos

Si sostenible es el desarrollo que permite satisfacer necesidades presentes sin comprometer a las generaciones futuras, nuestro patrón de desarrollo económico fue, en los últimos años, completamente insostenible. Como Zapatero se enteró tarde y mal, 2012 trae durísimos ajustes. ¿Suficiente? En absoluto. Sin valores sostenibles no hay desarrollo sostenible. Y en austeridad flaqueamos. Por una vez, sin que sirva de precedente, la culpa no es toda del Gobierno. Deloitte cifra en 668€ nuestro gasto medio navideño (un 33% más que Alemania); 393 para regalos. Algunos, con el agua al cuello, buscan salidas colaterales, tantas que las solicitudes de préstamos on-line aumentaron un 50%. ¿Manirrotos? No siempre. Los adultos recibimos regalos útiles y más baratos. Pero el 30% eligió el producto por su marca y el 18% no miró el precio. «Es para el niño, ¿sabe usted?». De quien hablan los cándidos papás es de ese exigente y aburrido joven que piensa que la crisis, como el coñac, es cosa de padres. Uno de cada dos jóvenes norteamericanos pidió un iPad2 (500-800); los españoles, iPad2, iPhone4S (600€) o regalos de moda, esos que se agotan nada más reponerlos. ¿Crisis? Sí, pero que al niño nada le falte. Nos equivocamos: esos locos bajitos, a los que cantaba Serrat poseen extraordinarias capacidades adaptativas. Ninguna sociedad/familia sucumbe por carecer del último videojuego. Es más, aburrimiento y desidia son directamente proporcionales al número poseído. Estamos educando una generación blandiblú, incapaz de apreciar nada (familia incluida). Apreciar es poner precio, primohermano del esfuerzo. Dentro de una década –madrugón; 50’ de metro, 10h de curro y sueldo mileurista–, ¿qué? ¿Prozac? El desarrollo sostenible es austero y la austeridad se mama en casa. Todos queremos ver felices a nuestros hijos, pero cometeremos un grave error excluyéndolos de la solución… Por cierto, ¡este año, SS MM me han perdonado la colonia!

Publicado en La Razón el 7 de enero de 2012

2012: un año clave

Vivimos tiempos volátiles. Volátil significa cambiante, inestable. Cuando eso ocurre, es difícil hacer previsiones. Me corrijo: es fácil hacerlas, lo difícil es que se cumplan. En abril de 2011, el FMI abría así su informe «Perspectivas de la economía mundial»: «La recuperación está cobrando ímpetu… El PIB real mundial crecerá alrededor de 4,5 por ciento en 2011 y 2012». Cinco meses después, la actualización del informe rezaba: «La economía mundial se encuentra en una nueva fase peligrosa… El PIB real de las economías avanzadas crecerá, según lo previsto, a un ritmo anémico de alrededor de 1,5% en 2011 y un 2 por ciento en 2012». En suma, que debemos tomar cierta distancia con las cifras y quedarnos con los grandes hechos. Lo indiscutible es que, después de una década prodigiosa, con dinero barato y viviendas en abundancia, hemos sufrido el azote de una crisis financiera mundial; otra (de deuda esta vez) regional, en la eurozona, y una profunda crisis de confianza local, tanto política como económica. Todo ello ha puesto de manifiesto nuestras vergüenzas: tenemos problemas estructurales, y 2012 será un año crucial para dejar de ir a la zaga. Un año clave. Quizás con 2013, el año en el que nos jugamos el futuro: el nuestro y el de nuestros hijos.

La contracción del último trimestre y el empeoramiento de la demanda interna con que terminamos el año auguran un 2012 gris. El año será como el kilómetro 30 ó 35 de un maratón, ese momento en el que aparece una especie de muro, y necesitas no sólo cuerpo, sino también mucha confianza en ti mismo para seguir adelante. No tengo duda que tocaremos meta, pero será duro. Hay cosas que parecen obvias: el ajuste del mercado inmobiliario continuará, pese a que los tipos de interés se mantendrán bajos; los salarios reales deberán seguir moderándose y los costos laborales, bajar. La flexibilidad en el mercado laboral es tan inevitable que será inminente. Lo mismo que la consolidación fiscal. En septiembre el FMI estimaba acabar el año con déficit del 6,1%. Zapatero hablaba del 6. Todos esperábamos un 7 o 7,5 por ciento, pero las cifras reales hablan de un 8. Eso significa que tendremos que hacer más esfuerzo para llegar más tarde: los severos planes de recorte de gasto incrementarán la contracción, de modo que será una gran alegría si el paro baja del 20% en 2012 y si en 2013 detenemos la sangría del PIB. Para este año, al menos tendremos una contracción de medio punto.

El Gobierno de Rajoy va a tener que hacer equilibrios difíciles si quiere llegar al 4,4 por ciento de déficit: no debe descuidar nuestra renta disponible (el consumo de los hogares está por los suelos y la tasa de ahorro no logra acomodar el efecto renta negativo) pero necesita recaudar para cumplir ese objetivo. Muchos auguran que no lo cumplirá. Yo no estoy entre ellos. Hay equipo y cosas por hacer. Y joyas por vender. Además, pese a la caída de la demanda interna, las exportaciones siguen constituyendo un balón de oxígeno; menor, sin duda, pero no pequeño.

En suma, un año complicado, pero clave. Un año de vacas flacas, pero de vacas. Es posible que veamos rebajas adicionales de la calificación de nuestro país y una profunda reestructuración del sistema financiero, pero eso no quiere decir que no seamos solventes, cuanto que estamos en el kilómetro 30. Y seguimos corriendo.

Publicado en La Razón el 2 de enero de 2012

Nueva novela

Dispara a la luna (Planeta) Novela ganadora del Premio Azorín 2016.

Facebook

Twitter